Category Charter Report
bulk carrier chartering eco maritima

Queremos aprovechar este último reporte del 2023 para felicitar las fiestas a todo aquel al que no hayamos tenido la ocasión de hacerlo todavía.

El fin de año viene acompañado no sólo de la habitual subida de precios propia de la época, sino más bien de un disparo repentino de los fletes en todos los niveles, que parece haber alcanzado su punto más alto y se prepara para descender paulatinamente. Entre los sospechosos habituales encontramos los temporales, las fiestas nacionales, las huelgas en varios países, la congestión, las averías, el Ice Class, la guerra en Ucrania… A estos este año se ha unido la situación en el Canal de Panamá y, por si fuéramos pocos, se han unido a la fiesta los hutíes en el Mar Rojo.

Una vez liquidado el stock del 2023, y ahora que China ya tiene el granero lleno, no sabemos si nos quedaremos antes sin cargas, buques o canales de navegación… Lo que es seguro es que las gasolineras en Sudáfrica saben lo que les espera debajo del árbol.

El fin de año viene acompañado no sólo de la habitual subida de precios propia de la época, sino más bien de un disparo repentino de los fletes en todos los niveles, que parece haber alcanzado su punto más alto y se prepara para descender paulatinamente.

Subidas en las   rutas del Mar del Norte y del Báltico. Con las vacaciones a la vuelta de la esquina y el last minute en gran parte resuelto, la actividad ha comenzado a bajar considerablemente en los mercados de cabotaje del norte de Europa. Como tal, con la demanda de carga notablemente a la baja, los fletes parecen no acompañarles. Con la mayoría de los contratos concluidos en su mayor parte, los fletadores no están teniendo muchos problemas para encontrar tonelaje disponible cuando necesitan algo al spot.

Las heladas continúan en el norte del Báltico, lo que ha reducido el tonelaje abierto, por lo que queda por ver cómo se comportarán los fletes tras las vacaciones.

Mercado equilibrado en el Mar de Azov, con tendencias de flete en gran medida estables, sólo con algunos descensos semanales para las cargas que se envían desde los puertos del río Danubio.

En el mercado de handies fue una semana positiva a través del Atlántico con una disponibilidad de tonelaje limitada como principal factor que ha contribuido a la ligera alza del mercado.

Con respecto al Golfo de EE.UU. el mercado también experimentó mejoras a lo largo de la semana con un ligero aumento del nivel de mercado también.

En cuanto al Atlántico Sur, los buques abiertos allí tuvieron una gran demanda con destino Lejano Oriente y la Costa Oeste de América del Sur, con más necesidades de viaje previstas para próximas fechas, por lo que previsiblemente se traducirá en un incremento del nivel del mercado.

En Asia, la semana fue más discreta en cuanto a actividad se refiere por lo que los niveles se mantuvieron estables a lo largo de toda ella.

En lo referente a los buques de tamaño Ultra y Supramax, la semana algo más positiva para el sector, pero el sentimiento general sigue siendo bastante pobre.

En la Cuenca Atlántica, la ralentización de la demanda en zonas claves, como el Golfo de EE.UU., ha provocado una caída de los fletes desde los máximos alcanzados semanas atrás. Sin embargo, en Sudamérica, la falta de tonelaje disponible relativa, hizo que los fletes se mantuvieran en sus niveles de días anteriores.

Desde Asia, apenas aparecieron nuevas solicitudes, tanto en el norte como en la región de North Pacific, lo que hizo que el tonelaje se trasladara hacia el sur de Asia, donde las solicitudes de carga ahí sí se mantuvieron estables a lo largo de toda la semana, contribuyendo a que las tarifas se mantuvieran en niveles planos sin grandes variaciones.

Respecto a los Panamaxes, la semana fue testigo de ligeras correcciones en la mayoría de zonas, con bastante cantidad de tonelaje disponible y una demanda limitada que hizo que las tarifas siguieran bajando.

El Atlántico Norte de nuevo careció de ímpetu y empuje, sin embargo, a medida que avanzaba  la semana, se mantuvo la demanda en el Atlántico Sur y se pudo observar una ligera escasez de oferta de tonelaje para próximas fechas de enero, lo que ayudó a mantener un nivel bastante parejo con respecto a días atrás.

 En Asia también faltó ímpetu e impulso a lo largo de toda la semana en toda la región. La demanda desde Indonesia y North Pacific fue bastante limitada, con tonelaje abierto disponible, lo que contribuyó a mantener los niveles de mercado hasta ahora.

En lo que respecto al mercado de buques Capesizes, se experimentó una semana dinámica, con evoluciones diferentes en las regiones del Pacífico y del Atlántico.

El mercado Pacífico comenzó la semana con buen pié, impulsado por el cierre de puertos en el norte de China debido a las condiciones meteorológicas realmente adversas en la zona, y a la presencia de los tres principales actores desde el oeste australiano hasta allí, lo que provocó una fuerte subida del mercado en la región. A pesar de un revés a mediados de semana debido a los retrasos en los puertos, el Pacífico se recuperó a finales de la misma, con el cierre de otros tres puertos en el norte de China debido al mal tiempo, y a la continua actividad de los principales actores del mercado, lo que dio lugar a un cambio positivo en las tarifas.

Por el contrario, el mercado Atlántico tuvo que hacer frente a una escasa actividad, el aumento de diferencias entre ofertas y demandas, y al debilitamiento de los cierres y de los contratos desde América del Sur y West Africa hasta el Far East, lo que se reflejó en el mercado con fluctuaciones regionales y una gran incertidumbre en toda la cuenca.

Mercado de Cereales

La abundante oferta mundial de trigo, en especial la rusa, lastró los precios, ya que se espera que este país suministre gran parte de los 1,35 millones de toneladas que Arabia Saudita compró el lunes junto con los proveedores de la UE. El impacto es que sube en Europa y baja en USA. El MATIF tuvo una subida de 6,50 euros para marzo colocándose a 222,75 euros por tonelada, mientras CBOT baja 1,50 euros para el mismo periodo situándose a 212 euros por tonelada. Cabe añadir que, debido a las continuas lluvias en el continente, Francia registra el nivel más bajo de superficie sembrada desde el año 2000, situándose en 4,24 millones de hectáreas (un descenso del 11% frente a la campaña actual).

El maíz vive una situación opuesta a la del trigo, ya que aquí los incrementos se aprecian en el mercado norteamericano, el CBOT subió 3,30 euros contratos de marzo marcando un precio de 174,30 euros por tonelada, mientras que en Europa registra una significativa caída, en los últimos siete días, el MATIF redujo 3,50 euros por tonelada para para el mismo periodo cotizando a 197,75 euros. En Brasil, las últimas lluvias han ayudado a los cultivos recién plantados en el norte tras un comienzo de temporada seco y caluroso.  La sequía, relacionada con el fenómeno climático de El Niño, ilustra la volatilidad a la que se enfrenta la agricultura mundial a medida que se acelera el cambio climático. Hay que tener en cuenta que Brasil supone el 40% de las importaciones de maíz a China siguiendo EEUU con el 29%, lo que asciende a 22,18 millones de toneladas en lo que va de año.

La soja registra una de las mayores caídas de la semana en el CBOT, con una merma en el importe previo de 4,38 euros de tal forma que se colocan a 443 euros por tonelada los contratos cerrados para marzo.  Las importaciones de soja de la UE para el 2023/24 (desde julio que comenzó la campaña), suman 5,17 millones de toneladas a 17 de diciembre, casi sin cambios frente a los 5,15 millones del año anterior, según datos publicados por la Comisión Europea. La buena demanda de exportación apuntaló una serie de grandes ventas desde la semana pasada, con un rumor de interés comprador por parte de China y teniendo en cuenta que Argentina, el principal originador, intentará aumentar los impuestos a la exportación tanto para la harina como en el aceite.

Mercado de Metales

Los precios del cobre han estado subiendo durante la semana, por la preocupación por la oferta, alimentada por el cierre de minas, una caída del dólar y la caída de las existencias por la London Metal Exchange, desencadenó compras.

Los precios del metal, utilizado en los sectores de la energía y la construcción, alcanzaron este mes máximos de 4 meses y medio, a 8.640 dólares, ganando un 1.3%.

Se están recortando las estimaciones de excedentes para el próximo año o pronosticando déficits, debido a la incertidumbre de la mina Cobre Panamá de First Quantum, que representa el 1% del suministro mundial. Paralelamente Anglo American ha reducido sus previsiones de producción de cobre para los dos próximos años en un 20% y un 18%, respectivamente.

Otros metales básicos, el alumnio restó un 0,8%, a 2.265 dólares la tonelada; el zinc ganó un 1,6%, a 2.580 dólares; el plomo avanzó un 0,7%, a 2.072 dólares; el estaño sumó un 1,5%, a 25.190 dólares; y el níquel subió un 1,3%, a 16.715 dólares.

  • Ya estamos en la recta final del 2023 y el futuro con las últimas noticias parece poco alentador. Al persistente bloqueo del Canal de Panamá se unen los ataques en el Mar Rojo que ha provocado que las principales navieras del mundo, eviten por razones evidentes su paso por el Canal de Suez, aunque ello implique bordear Sudáfrica y emplear más tiempo y por ende más combustible por cada viaje. Estamos ante una situación insólita y es que nos encontramos con los principales canales de tránsito marítimo mundiales bloqueados.
  • El precio de petróleo y del gas natural se están disparando.
  • Los fletes continúan en niveles elevados y con los últimos acontecimientos no parece que el mercado vaya a sufrir bajadas a corto plazo, tampoco podemos olvidar que en el próximo año entra en vigor el nuevo sistema de las ETS que repercutirá de manera alcista los fletes.
  • Sin embargo, la situación económica en este lado del mundo, y las perspectivas no son halagüeñas, con lo que nos tememos que aunque los fletes no lo reflejen con transparencia esta inflamación tan solo responde a factores externos y no a la ley de la oferta y la demanda, y esto no es positivo ni para los fletadores ni para los armadores.

Muy feliz final del año 23 y un maravilloso comienzo del 24!!!!

La situación económica en este lado del mundo, y las perspectivas no son halagüeñas, con lo que nos tememos que aunque los fletes no lo reflejen con transparencia esta inflamación tan solo responde a factores externos y no a la ley de la oferta y la demanda, y esto no es positivo ni para los fletadores ni para los armadores.

La información contenida en este «post» se hace únicamente a título informativo, reservándose Eco Marítima el derecho de suspender su difusión, total o parcialmente, y de modificar la estructura y contenido de esta publicación sin aviso previo. No responderemos de los daños o perjuicios causados por decisiones tomadas en base a la información difundida por este medio, ni de posibles inexactitudes, omisiones o errores contenidos en el mismo.